Usted está aquí

La Jungla, el Bosque Africano y el Bosque Templado conforman el triángulo central de Faunia. Tres ecosistemas, de los cuatro existentes, que recrean los hábitats más fascinantes del mundo. La variedad vegetal y animal de las regiones templadas de la Tierra está presente en el Bosque Templado, uno de los biomas que han sufrido mayor alteración por la acción del hombre. Coincide con zonas de una densidad poblacional considerable, que abarcan gran parte de Europa, América del Norte y el sudeste asiático; dato ligado a su deterioro, causado sobre todo por la tala excesiva de árboles para obtener leña, así como para la construcción y otros usos. La deforestación también se ha debido a la agricultura, ya que la tierra es excelente para el cultivo.

Entre las especies que habitan en este ecosistema de Faunia están el Muntjac, la Grulla damisela, la Mazama, el Pavo salvaje americano y el Faisán plateado. Se mueven en un entorno de poca maleza, rico en árboles, matorrales y arbustos, que recrea bosques donde un 20-25% de los mamíferos están amenazados. El Muntjac (Muntiacus reevesi) pertenece a la familia de los ciervos y aparece siempre en la vereda del camino, tanto al amanecer como al atardecer. Vas a verle buscando, tranquilamente, semillas, frutos, hojas e incluso aves para alimentarse. O quizá emitiendo una especie de ladrido agudo: es la forma de comunicarse que tiene ante posibles peligros.

Grullas damiselas y otras aves

La peque de las grullas, la damisela, se encuentra aquí, mostrando su penacho blanco de plumas que, cayéndole por la parte de atrás de la cabeza, le aporta un vistoso aspecto. Monógama (vive con la misma pareja, siempre), es una de esas especies migratorias que, en invierno, viaja del norte europeo hasta Sudán (aunque existe un numeroso grupo que inverna en la India, atravesando la cordillera del Himalaya). Cuando el alimento escasea y las condiciones climáticas son adversas, una alta proporción de aves (y cierto porcentaje de murciélagos) marchan al sur.

Naturales de China, los faisanes plateados se distribuyen por suelo europeo. Se tienen referencias suyas desde hace la friolera de más de 4.500 años. Caminando por el bosque de Faunia, vas a contemplarle comiendo insectos y semillas. En marzo, durante el celo, la mancha carmesí de la cara es más pronunciada. El Ñandú y el Pavo salvaje son aves americanas presentes, igualmente, en este ecosistema. En el caso de los pavos, resulta muy llamativo el canto con el que el macho atrae a la hembra: una vez que ésta se percata, él eleva las plumas del cuerpo, dando la impresión de que se infla. Posteriormente, deja caer las alas al suelo y abre la cola en forma de abanico.

Veranos cálidos, inviernos fríos y lluvia abundante definen un ecosistema de bosques densos de hoja perenne, donde las hojas no se pierden por completo en ningún momento del año, y la nieve disminuye (a medida que vamos descendiendo a territorio sureño). Pinos, encinas y alcornoques son especies vegetales habituales en este pasaje de Faunia. Amén de una gran variedad de arbustos de plantas aromáticas y enredaderas, como la madreselva.

Visita el bosque templado de Faunia y podrás disfrutar de un ecosistema absolutamente fascinante. Interactúa con los animales y pasa un día redondo.